IMG_1413.jpg

Fruticultura sobre ruedas (autopropulsadas)

Entrevistamos a Pedro Pasin, Presidente de Pazima para que nos cuente cómo surgió la única plataforma autopropulsada fabricada en Argentina: Ceres.

 

Ceres nació en 2010 como un proyecto para cubrir una necesidad concreta de los productores argentinos, visto que no existía una máquina autopropulsada para la cosecha y la poda de origen nacional. Los costos eran altos, los repuestos imposibles de conseguir, lo que se traducía prácticamente en una imposibilidad estructural. El proyecto se empieza a delinear en 2012 con el INTA y la Universidad Nacional del Comahue. Luego mediante un convenio marco entre el INTA y la Deliciosa S.A. de Centenario se produjo la primera serie.

 

La primera máquina autopropulsada de poda y cosecha entregada en la Argentina tiene fecha en Julio de 2013. Un año antes empezó el proceso de investigación, diseño y desarrollo. Se dio en un clima económico hostil puesto que los mercados recién empezaban a intentar recuperarse de la crisis financiera de 2009.

 

La Deliciosa S.A. es una empresa innovadora que se dedica a empaque y buscaba mecanizar, con Ernesto Bartusch y su hijo Rudi al mando. Lograron la financiación y Pazima aportó el desarrollo con la colaboración del INTA y Uncoma. Se siguió un proceso de puesta a campo.

 

El resultado supera las expectativas del productor. El 70% de los productos que lo componen son de origen nacional. El motor es de la firma Agrale. Se ha diseñado de una manera tal que garantiza al productor la rápida provisión de repuestos. El precio en términos competitivos es superador, Pazima es un 15% más económico que sus competidores italianos. 

 

Ceres tiene un motor diésel 3 cilindros con una potencia de 27HP y dos velocidades, una de trabajo dentro de la fila con 3 metros por minuto y una de traslado que llega a 8km/h. De bajo consumo sin compresor 1L/h y con compresor 1,25L/h. Cuenta con un compresor de 900 litros que abastece a 6 tijeras, 1 tijerón o una sierra neumática.

 

La máquina tiene dos niveles de trabajo: uno fijo y uno móvil que levanta a 2,5m, pensado para cubrir todo el espectro de las plantaciones. Cumple además otras funciones: permite trabajar de manera segura las media sombra de las plantaciones, seguridad para los empleados, cuidados de la fruta y control de plagas.

 

Consultado por el futuro de este producto, con un poco de suspenso, la respuesta apunta a más tecnología en automatización.